Alimentos prebióticos

Los alimentos prebióticos los podemos encontrar principalmente en algunos vegetales, cereales integrales, en algunas frutas o en la miel. También existen los prebióticos artificiales disponibles como suplementos dietéticos como por ejemplo Re-Biotin, son una muy buena opción si no eres capaz de comerte ninguno de los alimentos ricos en prebióticos que te propongo. Pero lo mejor es obtener fibra y prebióticos de alimentos enteros y reales que contienen prebióticos.

Goma de acacia (o goma arábiga)

Goma de acacia (o goma arábiga)

La goma de acacia o goma arábiga se usa en un montón de suplementos y productos, hasta en los helados. En la medicina ayurveda se usa como para unir píldoras y pastillas y estabilizar emulsiones. Se puede comprar en polvo para ponerlo en batidos.

Ajo

Ajo

El ajo es un prebiótico muy fácil de usar pues a pesar de tener un sabor fuerte se puede comer crudo de muchas maneras, en ensalada, en el Hummus, rascándolo en el pan tostado o en el tu salmorejo. Puede prevenir el cáncer es un antimicótico, antioxidante, antiinflamatorio y antiviral. Contiene aminoácidos, aceites esenciales, inulina, quercetina, vitamina B6, vitamina C y minerales como el potasio, calcio o selenio.

Cebollas crudas o cocidas

Cebollas crudas o cocidas

La cebolla tiene muchos prebióticos y es muy fácil de comer también. Se puede comer en ensalada, cocidas, a la plancha dan mucho sabor y mejoran el sistema inmune. Las cebollas son una fuente natural de inulina, que es una bacteria que combate la indigestión.

Raíz de achicoria

Raíz de achicoria cruda

La raíz de achicoria es un tubérculo antioxidante gracias a sus compuestos fenólicos y tiene un poder de limpieza digestiva muy potente gracias a sus propiedades coleréticas y colagogas. Se usa para hacer kimchi y chucrut. También se usa como sustituto del café para irlo dejando poco a poco. Su sabor es muy parecido al del café pero no es tan fuerte ni tiene cafeína.

Alcachofa de Jerusalén

Alcachofa de Jerusalén cruda

Las alcachofas de Jerusalén también se llaman Sunchokes o tupinambos. Es un tubérculo, se parece más a una raíz que a la alcachofa verde con hojas tradicional. Su sabor se parece al de las castañas de agua y se pueden comer crudas o cocidas. Se usan trituradas en ensalada o en batidos porque tienen un sabor muy suave. Tiene vitamina C, tiamina y niacina, cobre fósforo, potasio y es un potente prebiótico.

Puerros

Puerros crudos

Los puerros son una especie de cebolleta, pertenecen al género allium igual que las cebollas. Son un poco dulces y son ideales porque tienen mucha fibra dietética, son ricos en vitamina B9 o ácido fólico, tienen calcio, potasio y vitamina C. Tiene propiedades bactericidas, diuréticas y prebióticas si se comen crudos. Se puede comer en ensalada o cortada en juliana con aceite vinagre y sal. El problema es que es un alimento alto en FODMAPS y le produce muchos gases a las personas que sufren de colon irritable.

Diente de leon

Diente de león, hoja cruda

Las hojas crudas de diente de león tienen múltiples propiedades además de ser prebióticas. Son como unas espinacas y se pueden comer en ensaladas crudas o se pueden hacer en sopa. Tienen un sabor amargo por eso se recomienda comer los brotes tiernos. Desintoxica el organismo, es diurético, mejora las flatulencias y dolor estomacal gracias a su poder prebiótico y ayuda a combatir los trastornos hepáticos.

Jicama

Jícama cruda

Es un tubérculo comestible que se parece a un nabo, es una planta leguminosa, herbácea, de raíz globulosa, jugosa y dulce. Es originaria de Méjico y hay dos tipos, la de agua y la de leche. Tiene vitamina C, potasio, hierro y calcio y es una fuente de prebióticos muy buena. Tiene un inconveniente y es que si no está limpia puede ser una fuente de bacterias como la Shigelosis, pero si está bien limpia no debe haber problema.

Espárragos crudos

Espárragos crudos

Los espárragos son originales del mediterráneo y a parte de ser prebióticos tienen múltiples propiedades. Contienen zinc,  provitamina A (beta-caroteno) buena para las arterias, la vista y la piel, las del grupo B entre ellas B1, B2, B3 y B6, C. Son diuréticas, tienen proteínas, aportan magnesio, potasio y alto contenido de ácido fólico y hierro.

Jarabe de yacon

Jarabe de yacón

El jarabe de yacón es un edulcorante natural hecho con una raíz que tiene un índice glucémico muy bajo. Sabe a caramelo y melaza. Tiene múltiples beneficios como la reducción de peso aumentando el metabolismo, la regulación del azúcar en la sangre y la regulación de las defecaciones. Es bueno para perder peso y ayuda al sistema digestivo pues es  fuente de fructooligosacáridos (FOS), que tiene efectos prebióticos en el cuerpo y sirve como sustrato para la microflora en el colon.

Plátanos maduros

Plátanos maduros

El plátano maduro, es una fruta muy saciante rico en vitaminas B6 y C, ácido fólico y minerales como el magnesio y el potasio. Aporta energía al organismo y tiene muchísimas propiedades para el sistema digestivo. Reduce las náuseas y vómitos matutinos, es  ideal cuando se sufren úlceras, regula los problemas intestinales y ayuda a las embarazadas con las náuseas y el ácido fólico.