Comprar probióticos, consejos a tener en cuenta

Los alimentos o suplementos probióticos que podemos comprar no son baratos. Esto se debe a su proceso de obtención ya que el microorganismo debe estar vivo y llegar vivo a nuestros estómago. Tiene que tener muchos microorganismos, lo que significa que se le tiene que haber dado mucho alimento al microorganismo durante un largo periodo de tiempo.

Los probióticos son caros porque e necesita mucha materia prima para conseguir hacer un microoorganismo en polvo a través de un reactor y que sobreviva al envasado y al camino que tiene que recorre hasta legar vivo a tu estómago. El caso de las bebidas probióticas comerciales como el kéfir de agua, el kéfir de leche o la kombucha, es el mismo, en el proceso desde el embotellado hasta que llegua a nuestros estómagos, el microorganismo tiene que sobrevivir.

Consejos y tips para comprar probioticos

Por tanto si vamos a comprar probióticos online y vemos comprimidos que son muy baratos debemos saber que lo más seguro no se puedan considerar ni probióticos. Por otro lado, una vez adquirido el producto debemos guiarnos por nuestras sensaciones, si el producto es bueno nos hará efecto y nos hará sentir mejor en todos los aspectos mencionados.

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar probióticos y prebióticos:
  • Comprar productos con marcas acreditadas y con revisiones de clientes fácilmente disponibles.
  • Comprar complementos con una mayor cantidad de probióticos, desde 15 mil millones hasta 100 mil millones.
  • Que tenga variedad de cepas, por lo menos 10-30 cepas diferentes.
  • Que tengan cepas como Bacillus coagulans, Saccharomyces boulardii, Bacillus subtilis, Lactobacillus rhamnosus que nos aseguremos de que van a llegar vivas al intestino.
  • Cuanto más fresco sea el producto mejor.
  • Debemos asegurarnos que nos venden los probióticos en los que nos asegura que los cultivos son vivos y activos no “hecho con cultivos activos”.
  • Que contenga cepas probióticas beneficiosas, cuantas más mejor.

Los suplementos probióticos también se acotan por edad, lo que quiere decir que igual el mismo suplemento probiótico puede funcionar mejor en un adulto que un niño que todavía no tiene formada su microbiota del todo pues como hemos dicho ésta cambia de estado a medida que vamos creciendo.

Otra cosa a tener en cuenta es que si tenemos una mala alimentación a base de alimentos procesados, gluten, azúcares etc… aunque tomemos probióticos no obtendremos los resultados deseados porque un probiótico nunca va a compensar una mala alimentación y una microbiota caótica.

Los probióticos creados por las farmacéuticas que nos venden como suplemento para tomar a la vez que los antibióticos son otro tipo que podemos encontrar en el mercado. En el caso de la destrucción de la microbiota por antibióticos, aunque estés comiendo mal vamos a obtener efectos beneficiosos inmediatos porque contrarrestamos el efecto del antibiótico. Pero si tomas el probiótico por cualquier otro motivo como por ejemplo para rendir más a nivel deportivo, fatigarte menos, tener menos inflamación, menos diarrea o estreñimiento debes partir de una buena alimentación y después tomar estos suplementos probióticos.

¿Suplementos, kéfir o kombucha?

Hay diferencias entre los suplementos probióticos como los que nos venden en la farmacia, el kéfir de agua o la kombucha. La primera diferencia es la matriz, es decir, el kéfir de agua es agua y la kombucha es té. En el té hay polifenoles que tiene actividades fermentables por el hongo de la kombucha y generan metabolitos secundarios y además tiene la teína que es estimulante. La otra diferencia está en las agrupaciones de microorganismos que están fermentando.

Kefir vs kombucha

Por un lado tenemos el Kéfir dónde hay bacterias lácticas, bacterias acéticas y levaduras pero predominan las lácticas mientras que en el Kombucha predominan las bacterias acéticas y las levaduras. Por un lado tenemos una fermentación anaeróbica, donde el oxígeno no es necesario como en el Kéfir de agua y por otro lado una fermentación aeróbica como en la Kombucha que necesita oxígeno para fermentar, por eso el hongo de la Kombucha flota en la superficie del líquido que se está fermentando y los granos de Kéfir se hunden.

Si comparamos el kéfir de agua o la Kombucha con el kéfir de leche o otros alimentos fermentados vemos que los primeros son casi como suplementos pues en el kéfir de leche debemos digerir todos sus nutrientes, la grasa láctea, las proteínas lácteas, en cambio en el kéfir de agua o Kombucha es agua, los microorganismos y sus metabolitos, casi como un suplemento y además está bioactivo. Sin embargo los suplementos farmacéuticos tienen que llegar al estómago en forma de comprimido y ese polvo que está dormido tiene que despertar y ponerse en marcha. Además estos últimos son más caros que el kéfir de agua o la kombucha.

Por lo tanto los productos son totalmente diferentes:

Kéfir Kombucha
  • Bacterias lácticas
  • Producto ácido con ácidos procedentes de estas bacterias lácticas. estas bacterias son probióticas.
  • Levaduras y bacterias acéticas
  • Producto mucho más ácido procedente de las bacterias acéticas. Generan dos ácidos que en el kéfir no están, ácido glucónico y gluconónico.
El kéfir es un aporte probiótico. La kombucha ayuda a la digestión.

BENEFICIOS DE LOS PROBIÓTICOS

La lista de beneficios de los probióticos es interminable pues como ya hemos mencionado, mantener una microbiota sana con su ayuda es mejorar la composición de nuestra microbiota intestinal

RECETAS, ¿CÓMO HACER PROBIÓTICOS?

Para hacer probióticos de leche o agua en casa debemos tener en primer lugar los gránulos o nódulos de kéfir. ¿Dónde puedes conseguir los gránulos de kéfir? Normalmente el kéfir

ALIMENTOS PREBIÓTICOS

Se ha demostrado que el consumo de alimentos prebióticos o suplementos prebióticos pueden mejorar la composición de la microbiota intestinal y por lo tanto